La Ruta de los Pueblos Blancos

Mágicas montañas salpicadas de cal
Los paisajes montañosos poseen una irresistible belleza, ¿quieres descubrir una de las rutas más seductoras? Blancos pueblecitos con mucho arte y encanto, fascinantes restos arqueológicos de todos los tiempos y una impresionante naturaleza única en Europa. ¡Ideal para los amantes del deporte de aventura! ¿A qué esperas para conocer la ruta de los Pueblos Blancos de la sierra de Cádiz y elegir tu alojamiento?

Arcos de la Frontera: naturaleza e historia

Arcos de la Frontera

Esta bellísima localidad parece contemplar el transcurrir del Guadalete desde su cerro. Ascender por el laberinto de sus callecitas hasta la plaza del Cabildo es una delicia, pues descubrirás sus más insignes monumentos: palacios, miradores, conventos e iglesias –como la de Santa María, levantada sobre la antigua mezquita– y ¡hasta un castillo y restos de la muralla árabe! Disfrutarás visitando las ruinas romanas de Calduba –antiguo asentamiento íbero–, practicando turismo activo cerca del lago o probando su exquisita gastronomía.

Un enigmático pasado
Muy cerca de Arcos se encuentran Espera y Bornos, dos pueblecitos a los que no les falta ni castillo ni magníficas iglesias. Espera goza de un protegido entorno natural de lagunillas, y Bornos de orgullosas casas señoriales y conventos. Ambos pueblos comparten un precioso tesoro arqueológico, Carissa Aurelia, una población romana de origen íbero. Abundantes restos romanos quedan aún en Villamartín, y también un castillo medieval, aunque lo más representativo es el misterioso dolmen de Alberite, construido hace más de seis milenios. En Puerto Serrano la necrópolis prehistórica de Fuente de Ramos resulta espectacular.

Parque Natural de la Sierra de Grazalema:
Un entorno incomparable
La sierra de Grazalema es un mítico entorno en el que cuevas, gargantas y pinsapos conforman un paisaje único. En Prado del Rey –villa romana y árabe habitada ya en el paleolítico–, gozarás de las vistas de la sierra, y en El Bosque de parajes idílicos para desempolvar la bicicleta de montaña, practicar senderismo o lanzarte en parapente desde el monte Albarracín. Ubrique –conocido por sus trabajos de marroquinería– cuenta con hermosas iglesias y los emocionantes restos de la población hispanorromana de Ocuri.

Grazalema
Grazalema

El corazón de la sierra de Grazalema
En plena sierra te espera Benaocaz. Su calzada romana, los restos arqueológicos de sus simas y el barrio Nazarí la convierten en una joya, ¡disfrútala! Villaluenga del Rosario es una delicia para caminantes y espeleólogos. En los valiosos paisajes de Grazalema, y su pedanía Benamahoma, el pinsapar es el espacio más característico. Descubre el manantial del Nacimiento y el sendero del río Majaceite.

Zahara de la Sierra
Zahara de la Sierra

Declarado conjunto histórico-artístico, el pueblecito de Zahara de la Sierra –cuya iglesia primitiva se alza sobre la antigua mezquita– conserva vestigios de su poblado nazarí y su Torre del Homenaje. Báñate en su «playa», navega en kayak o haz senderismo, ¡su garganta Verde es espectacular! ¿Quieres practicar vuelo sin motor en Algodonales? Después podrás visitar su atractivo asentamiento íbero-romano y degustar unos dulces gañotes por sus calles perfumadas de azahar. En Olvera, también conjunto histórico-artístico, es obligado acercarse al castillo árabe, caminar por las callejuelas del barrio de la Villa o admirar sus templos.El Gastor encanta con su gaita gastoñera y el famoso dolmen del Charcón.

Olvera

La despedida
Abandonamos la sierra de Grazalema para visitar tres preciosas localidades de Cadiz y terminar nuestro recorrido. Setenil de las Bodegas –cercano a Ronda– es un peculiar pueblecito de calles empinadas cuya fortaleza nazarí y sus curiosas casas bajo las rocas no se olvidan. En Alcalá del Valle, fundada por los Reyes Católicos para acoger a veinticinco familias musulmanas setenileñas, se conservan los dólmenes de Tomillos y el precioso convento de Caños Santos –compartido con Olvera–. Muy cerca, Torre Alháquime luce su fortaleza musulmana, alrededor de la cual creció el pueblecito.

Mágicas montañas salpicadas de cal
Los paisajes montañosos poseen una irresistible belleza, ¿quieres descubrir una de las rutas más seductoras? Blancos pueblecitos con mucho arte y encanto, fascinantes restos arqueológicos de todos los tiempos y una impresionante naturaleza única en Europa. ¡Ideal para los amantes del deporte de aventura! ¿A qué esperas para conocer la ruta de los Pueblos Blancos de la sierra de Cádiz y elegir tu alojamiento?

Arcos de la Frontera: naturaleza e historia

Arcos de la Frontera

Esta bellísima localidad parece contemplar el transcurrir del Guadalete desde su cerro. Ascender por el laberinto de sus callecitas hasta la plaza del Cabildo es una delicia, pues descubrirás sus más insignes monumentos: palacios, miradores, conventos e iglesias –como la de Santa María, levantada sobre la antigua mezquita– y ¡hasta un castillo y restos de la muralla árabe! Disfrutarás visitando las ruinas romanas de Calduba –antiguo asentamiento íbero–, practicando turismo activo cerca del lago o probando su exquisita gastronomía.

Un enigmático pasado
Muy cerca de Arcos se encuentran Espera y Bornos, dos pueblecitos a los que no les falta ni castillo ni magníficas iglesias. Espera goza de un protegido entorno natural de lagunillas, y Bornos de orgullosas casas señoriales y conventos. Ambos pueblos comparten un precioso tesoro arqueológico, Carissa Aurelia, una población romana de origen íbero. Abundantes restos romanos quedan aún en Villamartín, y también un castillo medieval, aunque lo más representativo es el misterioso dolmen de Alberite, construido hace más de seis milenios. En Puerto Serrano la necrópolis prehistórica de Fuente de Ramos resulta espectacular.

Parque Natural de la Sierra de Grazalema:
Un entorno incomparable
La sierra de Grazalema es un mítico entorno en el que cuevas, gargantas y pinsapos conforman un paisaje único. En Prado del Rey –villa romana y árabe habitada ya en el paleolítico–, gozarás de las vistas de la sierra, y en El Bosque de parajes idílicos para desempolvar la bicicleta de montaña, practicar senderismo o lanzarte en parapente desde el monte Albarracín. Ubrique –conocido por sus trabajos de marroquinería– cuenta con hermosas iglesias y los emocionantes restos de la población hispanorromana de Ocuri.

Grazalema
Grazalema

El corazón de la sierra de Grazalema
En plena sierra te espera Benaocaz. Su calzada romana, los restos arqueológicos de sus simas y el barrio Nazarí la convierten en una joya, ¡disfrútala! Villaluenga del Rosario es una delicia para caminantes y espeleólogos. En los valiosos paisajes de Grazalema, y su pedanía Benamahoma, el pinsapar es el espacio más característico. Descubre el manantial del Nacimiento y el sendero del río Majaceite.

Zahara de la Sierra
Zahara de la Sierra

Declarado conjunto histórico-artístico, el pueblecito de Zahara de la Sierra –cuya iglesia primitiva se alza sobre la antigua mezquita– conserva vestigios de su poblado nazarí y su Torre del Homenaje. Báñate en su «playa», navega en kayak o haz senderismo, ¡su garganta Verde es espectacular! ¿Quieres practicar vuelo sin motor en Algodonales? Después podrás visitar su atractivo asentamiento íbero-romano y degustar unos dulces gañotes por sus calles perfumadas de azahar. En Olvera, también conjunto histórico-artístico, es obligado acercarse al castillo árabe, caminar por las callejuelas del barrio de la Villa o admirar sus templos.El Gastor encanta con su gaita gastoñera y el famoso dolmen del Charcón.

Olvera

La despedida
Abandonamos la sierra de Grazalema para visitar tres preciosas localidades de Cadiz y terminar nuestro recorrido. Setenil de las Bodegas –cercano a Ronda– es un peculiar pueblecito de calles empinadas cuya fortaleza nazarí y sus curiosas casas bajo las rocas no se olvidan. En Alcalá del Valle, fundada por los Reyes Católicos para acoger a veinticinco familias musulmanas setenileñas, se conservan los dólmenes de Tomillos y el precioso convento de Caños Santos –compartido con Olvera–. Muy cerca, Torre Alháquime luce su fortaleza musulmana, alrededor de la cual creció el pueblecito.

Related posts

4 Comments on “La Ruta de los Pueblos Blancos

  1. Me ha encantado vuestro post y me ha sabido a poco pero ya sabeis lo que dice el dicho “si lo bueno es breve es dos veces bueno”. Me gustara volver a leeros de nuevo.
    Saludos

    Reply
  2. ¡Muy practico! Ciertos hechos. Manten este liston es un articulo sincero. Tengo que leer màs articulos como este.

    Reply
  3. This is a topic which is close to my heart… Best wishes! Where are your contact details though?

    Feel free to surf to my page google keyword tool academy 2 winner

    Reply
  4. I enjoy what you guys tend to be up too. Such clever work and reporting!
    Keep up the good works guys I’ve added you guys to our blogroll.

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 + 2 =

He leído y entiendo las condiciones de uso y acepto la política de privacidad .